Durante cualquier noche, hay alrededor de 500 jóvenes sin hogar en el Distrito de Columbia; la mayoría de los cuales están en la calle por culpa de otros. Para los jóvenes sin hogar, en especial, es difícil hallar albergues que respondan a sus necesidades particulares. Como adolescentes, aún se está desarrollando psicológica y físicamente. Requieren servicios que atiendan las necesidades de salud física y mental, y que los apoyen con recursos educativos y vocacionales adecuados.

Los programas de vivienda segura de LAYC tienen como meta reunir a los jóvenes sin hogar o fugados con su familia, o ayudarlos a encontrar una vivienda segura y estable. Mediante programas de alcance callejero a jóvenes de 12 a 24 años, que tienen experiencias y necesidades diversas, recorremos las calles para llegar a los jóvenes sin techo, ofrecerles alojamiento transitorio para encaminarlos a la autosuficiencia, y prestarles servicios residenciales y de apoyo bilingües que son sensibles a su cultura. Nuestros programas de vivienda incluyen la ubicación en apartamentos independientes y en viviendas familiares que se especializan en jóvenes que son padres, jóvenes embarazadas, jóvenes que se identifican como LGBTQ, y jóvenes que acaban de inmigrar o que están por salir de programas de crianza. Cada mes, LAYC atiende en promedio a 40 jóvenes sin hogar o fugados a través de sus programas en el Distrito de Columbia y el condado de Prince George en Maryland.